Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

Alemania, miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 2019/20

18.08.2017 - Artículo

El 8 de junio Alemania fue elegida miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para el período 2019/20. Al ocupar un puesto no permanente en el Consejo, Alemania asume por sexta vez una importante responsabilidad por la paz y la seguridad en el mundo.

 

Alemania- miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas logotipo 2019-20
Alemania- miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas logotipo 2019-20© Ministerio Federal de Relaciones Exteriores

Con sus cinco miembros permanentes y los diez puestos no permanentes destinados a miembros elegidos por dos años el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es el único órgano con capacidad para adoptar decisiones vinculantes en términos de derecho internacional. La pertenencia anterior más reciente de Alemania como miembro no permanente del Consejo de Seguridad fue en el período 2011/2012. Asimismo, Bélgica, la República Dominicana, Indonesia y Sudáfrica pasarán a ocupar puestos no permanentes en el Consjeo de Seguridad durante el período 2019/20.


Compromiso alemán 

Al ser el cuarto contribuyente más importante al presupuesto ordinario y a la financiación de las operaciones de mantenimiento de la paz y el segundo donante más importante de ayuda humanitaria y asistencia oficial para el desarrollo, Alemania ya mantiene un firme compromiso para con las Naciones Unidas en materia política, financiera y, de forma creciente, también en lo que a la dotación de personal se refiere. Además, Alemania se ha convertido entretanto en uno de los países occidentales que más efectivos ponen a disposición de las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

Durante la pertenencia al Consejo de Seguridad el Gobierno Federal priorizará los siguientes objetivos principales: 

Paz

En un mundo globalizado la comunidad internacional está llamada más que nunca a afrontar de consuno los escenarios de amenaza tanto conocidos como nuevos. En este sentido, Alemania es un socio fiable. Desde hace casi treinta años Alemania contribuye a las misiones de paz poniendo a disposición fondos financieros y aportando personal. La prevención de crisis, la estabilización, la rehabilitación postconflicto y el control de armamentos forman parte de los pilares de la política exterior alemana. 

Justicia

Alemania aboga por un orden mundial basado en valores que funcione. Los derechos humanos constituyen el fundamento de la convivencia a nivel mundial. La igualdad de género y el derecho a la autodeterminación de todas las mujeres y niñas, la inclusión social y los derechos económicos, sociales y culturales pertenecen al acervo de derechos fundamentales que Alemania defiende día y día a escala mundial.

Innovación

Una cuestión clave de la política exterior alemana es la política climática. El Acuerdo sobre el Clima jurídicamente vinculante que se adoptó en París marca las pautas para un abastecimiento energético sostenible a escala global. Como miembro fundador del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) Alemania comparte sus múltiples experiencias y ambiciones como pionera de la transicón energética (“Energiewende“). El acceso en pie de igualdad a una educación de calidad para todos los niños y jóvenes ocupa también un lugar prioritario ; son temas que a simple vista parecen carecer de relevancia en términos de seguridad pero que al contrario constituyen una condición imprescindible para una sociedad pacífica y libre

Asociación
Reunión del Consejo de Seguridad
Reunión del Consejo de Seguridad© picture alliance / dpa

Alemania es un socio fiable en el mundo. La asociación siempre implica un trato de igual a igual. Alemania pretende poner sus experiencias al servicio del desarrollo. La política de desarrollo es una inversión de cara al futuro destinada a establecer estructuras, compartir conocimientos e ideas y prestar ayuda para la autoayuda. Alemania quiere y puede contribuir a darle un rostro más humano al mundo. Para ello también es preciso un trato justo y digno a los refugiados. Las causas del éxodo deben ser abordadas sobre el terreno. Por consiguiente, Alemania mantiene un compromiso sustancial con organizaciones de ayuda tales como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y el Programa Mundial de Alimentos.